30 de marzo de 2013

En violeta


1 comentario:

  1. ¡Cuánto amo el violeta, todo cuanto esté inundando de su esencia me proyecta un suspiro interminable que nace desde lo más profundo de mi alma!
    Y las flores... siempre tan puras, cargadas de la pincelada perfecta de su vitalidad y energía.

    ResponderEliminar